La Voz del Cosmos

Transferir nuestra sabiduría

0 768

D

esde que el humano miró por primera vez las estrellas, supo que de alguna forma llegaría el día en el que se construirían puentes donde poder comunicarse con ellas.

Pasaron infinidad de siglos y de aquellos cúmulos de energía sagrada descendieron conciencias con mensajes para alentar a la humanidad hacia un grado mayor de amor y, de respeto por toda vida, visible e invisible. Pero ellos, “los Mayores” nunca nos transmitieron la codicia, ni la segmentación. Ellos nos impulsaron hacia la búsqueda interna, nos dieron herramientas a través de sus palabras y de sus números, nos ofrecieron el sonido y por sobre todo, nos demostraron su infinita compasión; y soltaron su impulso divino hacia nuestra agua interna.  Agua que se ha ido agotando, creando una sed insaciable, la de ser un “Mayor”; convirtiendo a un sector de la sociedad en canales que desnaturalizan la fuente primigenia, frustrando así el verdadero mensaje que nuestros ancestros impulsaron para esta nueva humanidad.

El propósito de las conciencias que venimos de muy lejos, es la transferencia de nuestra sabiduría, de la savia cósmica y de su fuente. Transferir, ofrendar todo cuanto somos, sin devolución, sin agradecimiento. Manifestar ese impulso puro, sin herida y sin arruga; solo reflejando “la conciencia de nos”.

Hay que re-ordenar el mundo interno de cada ser humano

Pero hay un gran reto para esta humanidad creciente y es la de ser receptores de la voz del cosmos. Humildad, amor, ausencia de pretensiones es lo que se requiere; prescindir de la dualidad y del concepto mío o tuyo. Hay que bajarse de esa carrera de postas y caminar de la mano con uno mismo, para transformar lo mental en intuitivo, para transmigrar tu esencia hacia un mundo donde no existe la búsqueda del reconocimiento, ni la lucha por ser el mejor vidente, o clarividente. El nuevo ciclo que la humanidad ha de transitar no es del copio y pego, no es el de insertar palabras de otros en los muros de las redes sociales, haciendo acopio de lo ajeno como propio. Esto no es trascender, esto no es necesario para el tiempo de hoy.  Esto nunca fue el mensaje de nuestros “Mayores”.

Hay que re-ordenar el mundo interno de cada ser humano y comenzar a brillar, emitir la esencia de vuestro Ser. Pero si ves que no puedes hacerlo, entonces, comienza por ser humilde y ser hasta donde puedas, sin imitar al otro. El nuevo mundo que se está instalando en nuestra raza es el de poder conectar con una sociedad mayor, formada por millares de civilizaciones cósmicas. Pero no puedes conectar con ellas, si en verdad, no te escuchas, ni te sientes.  Ya no existen Maestros, ni Gurús, no existen los iluminados, ni los elegidos, como tampoco los guías, ni los dones especiales. Ya no más canales mentales, ya no más mensajes interesados.

Solo existes tú, ahora, en este instante y lo demás es una holografía creada para tu entendimiento. Cuando te encuentres, habrás creado ese puente donde poder ir hacia las estrellas e incluso donde poder observar cómo vienen a nuestro encuentro. Aunque lo más importante es que tú seas una de ellas. Esta es una invitación a que seas tu propia fuente, a que ofrezcas la nobleza que habita dentro de tu Ser, a que por un instante sientas la calma en sus células y que la manifiestes en Paz, pues así es como te convertirás en la nueva raza humana.

Es simple, es verdadero.

 

 

You might also like More from author

Comments

Loading...