Hablando con Ana Inés de Avruj

La magia y el poder de los Laberintos

0 503

Ana Inés nos habla con claridad y elocuencia sobre los numerosos proyectos en los que participa. A través de sus palabras, nos llena de interés por la organización que ella y su marido Julio Avruj crearon: Conciencia Sin Barreras, dedicada a la investigación, desarrollo y práctica de disciplinas de la conciencia. Su actividad como Psicóloga Transpersonal y su compromiso como servidora de la Cultura de la Paz abren una visión integradora del ser humano como conciencia y espíritu. Su conexión con las edades del tiempo nos transporta a conciencias sabias y constructoras de otras épocas, mientras nos narra cómo en una conexión profunda se inició el origen del Laberinto. Herramienta que construyó en plena Ciudad de Buenos Aires, así como más tarde implementaría también la multifacética Cámara de los Espejos. Por todo ello, sus actividades son muchas y variadas, con el objetivo fundamental de ayudar en el proceso de transformación en el que se encuentra el ser humano.

Ana Inés de Avruj
“Desde chica miraba las estrellas y tenía una sensación de pertenencia”

Ana Inés ya desde su niñez empezó a buscar nuevas respuestas a la vida y “al misterio que es la conciencia”. Su familia acudía a conferencias sobre psicología y pronto se interesó por esta materia, que fue la que estudió en la Universidad. Su búsqueda incansable de la sabiduría la llevó a investigar hasta llegar al movimiento transpersonal, su gran pasión junto a su esposo Julio Avruj, ingeniero, que fue presidente de la Asociación Transpersonal Argentina. Ambos fueron creciendo, llevando a cabo sus emprendimientos e interesándose por ayudar a la comunidad en barrios carenciados, construyendo guarderías o proveyéndolos de agua potable.

En su consulta como psicóloga se enfoca en varios temas que le llaman la atención. Por un lado, se siente gratificada por el creciente interés de los jóvenes, muy motivados, cada vez más abiertos y dispuestos a cambiar las cosas. Pero observa que estos no tienen continuidad en sus proyectos, les falta constancia. Y otro tema, así como las mujeres han desplegado también su energía yang, energía de acción y dirección, los hombres avanzan cada vez más en el desarrollo de su parte “femenina”, energía yin de recepción y contención. Para Ana Inés no se trata de imponer el feminismo o el patriarcado, sino de “fusionar las energías, integrarlas”. En su opinión, la conciencia de la humanidad está yendo “del primitivo andrógino inconsciente al multigénero consciente”.

Explicado de forma científica, este proceso de transformación se basa en que el cuerpo calloso (que une el hemisferio derecho y el izquierdo) es un canal cada vez más fluido, que permite mayor pasaje de información entre los dos. “Hay que integrar ambos hemisferios. Darle cabida a la intuición, la comprensión de la totalidad, a las interrelaciones (parte emocional) y mantener también la racional tan poderosa que hemos construido”. Avanzar hacia un equilibrio.

Laberinto de la Catedral de Chartres, Francia.

Nos cuenta también otro de sus grandes Programas: los Laberintos para la Paz. En uno de sus viajes a San Francisco, en la Grace Cathedral, descubrió el Laberinto de meditación que allí hay. Esa experiencia resultó muy reveladora para ella y decidió traerlo a Argentina, formándose como capacitadora en Veriditas para transmitir la sabiduría de los Laberintos.  El que hay en la avenida Cabildo, de CABA, es una réplica en menor escala del situado en la Catedral de Chartres, Francia, y está construido directamente sobre el suelo.

“Los Laberintos no son para perderse, sino para encontrarse”

Pero ¿qué son estos Laberintos? A diferencia de los Dédalos que tienen un propósito lúdico, de diversión y entretenimiento, los Laberintos de una sola vía son construidos con una intención de introspección y crecimiento. Mientras que internarse en un Dédalo exige la acción del hemisferio izquierdo y el uso de la mente racional poniendo en juego astucia, competitividad, cálculo y control; caminar un Laberinto de peregrinación incluye la actividad del hemisferio derecho favoreciendo la imaginación, intuición, receptividad y escucha. Están construidos con geometría sagrada, para potenciar el encuentro con el alma. “La mayoría de las personas entra en un estado de profunda paz y armonía, a medida que se acercan al centro del Laberinto, que es ir al centro de uno mismo. Hay personas que han encontrado recursos de sanación internos y se han llegado a curar de dolencias”.  Una estrella de 13 puntas, invisible a los ojos físicos, da sustento a todo el Laberinto.

El Laberinto nos permite pasar de la mente lineal al pensamiento circular y la conciencia esférica. En definitiva, encontrar nuevas respuestas a las preguntas de la vida

Ana Inés en la Cámara de los Espejos

Por otro lado, dentro de su sede está la Cámara de los Espejos. Consiste en una habitación con 8 paredes de espejos, más piso y techo de espejos. Esta Cámara multiplica hasta el infinito la imagen de la persona que se halla en su centro y supone una experiencia intensa de encuentro con uno mismo; una confrontación con los diferentes aspectos externos e internos de cada persona y promueve una revisión de los parámetros tempo-espaciales que organizan y configuran nuestro modo habitual de ver y experimentar el mundo. Nos cuenta que este espacio fue resultado de una conexión profunda durante el cual la visualizó. Posteriormente, Ana Inés se enteró que el maestro chino Fa Tsing (643-712) lo usaba como forma de enseñar a sus alumnos la interrelación entre todas las cosas. También, Leonardo da Vinci tenía una especial vinculación con los espejos y era famoso por usar mucho la escritura especular.

Con todo esto, Ana Inés es una conciencia que busca ayudar en el proceso de esta humanidad en su transformación. “un nuevo hombre para un mundo nuevo”. Aprender a formar parte de un universo multidimensional interconectado. O como ella define aportar humildemente su Luz: “Intento que cada uno contacte con su propia luz, y que esa luz ayude a encender la de otras personas. Un trabajo en redes y entre todos”

Lic. Ana Inés de Avruj – TH.de Ciudadania Planetaria -WCPC – Directora de Conciencia Sin Barreras – Embajada de Paz, distinción otorgada por MMPaz y Fundación PEA.

 

You might also like More from author

Comments

Loading...