Semillas milagrosas

"Superalimentos" cada vez mas populares

0 513

La chia y la quinoa son semillas que eran muy consumidas en las culturas anteriores a la conquista española de América. Redescubiertas hace algunas décadas, sorprenden sus grandes beneficios para el organismo. Antioxidantes, energéticas, fáciles de consumir, son cada vez mas populares.

La semilla de chía, ya se consumía en épocas precolombinas, sobre todo en México, donde junto al maíz y los frijoles, era uno de los principales alimentos. Entre los aztecas, fue una de las ofrendas más comunes a la diosa del maíz Chicomecoatl. Conocedores de su alto contenido energético, era consumido durante largas travesías, siendo conocido como “alimento de las caminatas”. Durante la colonización y épocas posteriores sufrió un importante retroceso, sin embargo, en las últimas décadas cada vez se la cultiva más. Sus propiedades beneficiosas la han incluido dentro de la categoría de súper alimento, es decir, tiene más nutrientes que el resto y es altamente positivo para el organismo.

Las semillas de chía son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, omega 3, fósforo y calcio. Tiene el doble de potasio que una banana, además de hierro y muchas proteínas. Por todo ello, son muy nutritivas y tienen mucho valor energético. Otra de sus virtudes es que absorben mucha agua (10 veces su peso) lo que genera sensación de saciedad, ayudando en las dietas. Sus ácidos grasos ayudan al cerebro y la circulación y son un aliado para mejorar el tránsito intestinal. Es un alimento muy común entre los atletas.

Cultivos de chía

Su uso puede ser muy variado, ya que son muy versátiles. Se pueden consumir sus semillas en batidos o bebidas, o espolvoreadas en ensaladas, sopas o yogur o en galletas y tortas. También se pueden moler para producir harina, conocida en México como pinole, que se come dulce. Otro de sus beneficios es su suave sabor, que resulta agradable para la mayoría de la gente. Esta semilla, de aspecto sencillo, ha vivido una gran explosión en los últimos años. Se consume cada vez más en Europa y EEUU, lo que ha hecho aumentar las zonas cultivadas. Argentina es el tercer productor mundial, tras Bolivia y México, estando muy presente en provincias como Tucumán, Salta y Catamarca.

La quinoa o quinua, procede de las montañas de los Andes y era conocida por los Incas, que lo consumían mucho. Era el llamado “grano madre”, la base alimentaria andina y un cultivo sagrado, cuyas primeras semillas eran plantadas por el emperador con herramientas de oro. Su origen parece estar en torno al mítico lago Titicaca y a la llegada de los españoles era el principal cultivo de la región, sufriendo, al igual que la chía, un retroceso posteriormente. Los conquistadores llegaron a prohibir su cultivo, ya que era muy utilizado en los rituales tradicionales. Actualmente, ha tenido un importante renacer, con la participación de la ONU que hizo del 2013, el año de la quinoa, para impulsar su consumo y conocimiento.

Su lista de propiedades es inmensa, siendo considerado también un “superalimento”. Posee muchas proteínas, omega 3, una gran fuente de energía y fibra, por lo tanto mejora el tránsito intestinal y controla el colesterol. Contiene magnesio, lo que contribuye a reducir las migrañas, ya que este mineral relaja los vasos sanguíneos. Además, son antioxidantes, previniendo el envejecimiento y también funcionan como calmante.

El conocimiento de sus innumerables virtudes la ha hecho cada vez más popular. Se puede consumir de muchas formas. Al ser similar al arroz, se prepara de forma muy parecida a este alimento. En ensaladas, hervido, en batidos o incluso en hamburguesas. Tiene un sabor intenso y delicioso, lo que la hace aún más conveniente para todos los públicos. Su producción mundial ha ido en aumento, siendo los principales países que la cultivan Bolivia, Perú y Ecuador. En Argentina se planta en zonas del norte, sobre todo en Jujuy y Salta.

You might also like More from author

Comments

Loading...